En este artículo describiré qué es el archivo "boot.ini" en Windows XP (esencial para el arranque del sistema operativo) y cómo recuperarlo, modificarlo e introducir modificadores en el mismo.

{mosgoogle center}

equipoEn versiones anteriores de Windows si deseábamos mostrar el icono  Equipo sobre el escritorio no teníamos más que buscar dicho elemento en el menú de inicio, hacer click con el botón derecho sobre el mismo y en el menú contextual tildar la opción Mostrar en mi escritorio. El problema es que  en Windows 8 no tenemos menú de inicio y en Windows 10, si bien existe un menú de inicio remozado, no tenemos el icono del escritorio por lo que es imposible seguir este método. En el presente artículo os enseñaremos una forma alternativa para resolver este pequeño inconveniente.

 

Introducción

Con Windows 8, Microsoft parece estar implementando nuevos modelos de activación del producto, y ya se ve reflejado en el hecho de que no se puede proceder a instalar un período de prueba como dejaba Windows 7 predeterminadamente, sino que hay que ingresar el serial desde el principio de instalación.

 

Lo interesante además –Y que me llevó a escribir este post- es que a menos de que tengan instalado la versión de Windows 8 Enterprise que valida 90 días gratis, esto es lo que verán en la ventana de Detalles de Activación:

En este artículo nos introduciremos y profundizaremos en las características en estos modos principales de almacenamiento, veremos cuándo es conveniente utilizar cada uno, así como los principales modos de administración que nuestro sistema operativo dispone para cada uno de ellos.

El archivo de paginación es un espacio de intercambio utilizado habitualmente por cualquier sistema operativo cuando este se queda sin memoria RAM física. Windows utiliza un espacio en el disco duro para crear este archivo y poder simular la memoria RAM necesaria para poder ejecutar aplicaciones con soltura.
En este artículo damos respuesta a que es el archivo de paginación, para qué se utiliza y lo que es más importante: cómo optimizar su rendimiento