En prácticamente cualquier foro relacionado con Windows se pueden leer con frecuencia preguntas relacionadas con el rendimiento de Windows y si un registro de gran tamaño (fruto de múltiples instalaciones y desinstalaciones, muchas veces no muy bien diseñadas) puede afectar al desempeño de nuestro ordenador. Intentaré clarificar la cuestión de una manera teórica.

¿Por qué escribir este artículo? Soy consciente de la amplia y extensa documentación existente en torno al registro de Windows. Aun así, muchos de los usuarios medios de Windows desconocen por completo su función, por lo que dar a conocer un poquito la estructura del registro y la función y utilidad de sus claves más importantes nos ayudará a optimizar nuestro sistema, y a depurar algunos errores muy comunes en Windows.