Un problema muy común que padecen todos aquellos usuarios que instalan Windows en una máquina que ya tenga instalado Linux es que el sistema operativo de Microsoft  sustituye  el gestor de arranque de este sistema operativo denominado GRUB por el suyo propio impidiendo de este modo que podamos iniciar la distro que ya tengamos instalada. La buena noticia es que hay muchas formas de recuperar GRUB sin tener que reinstalar nuestra distro y sin perder la instalación que  acabamos de hacer de Windows, en este artículo veremos  las formas que conozco para llevar a cabo esta tarea.

 

En el artículo de hoy quiero salirme un poco de mi línea "windosera" y hablaros un poquito del “enemigo”, es decir de linux y en concreto de Ubuntu, ya que este sistema operativo soportado por Canonical hizo  oficial el lanzamiento el pasado día 28 de abril de la versión 11.04 de Ubuntu denominada Natty Narwhal, Lo cierto es que tras un tiempo sin probar Linux me he quedado gratamente sorprendido de como ha evolucionado este sistema operativo, la instalación es muy sencilla, el hardware es reconocido a la primera y además es un Sistema Operativo ágil, rápido y para nada complicado de utilizar. Hablemos de Linux, hablemos de Ubuntu.