Los usuarios de Windows ya estamos habituados a que después de instalar actualizaciones importantes mediante Windows Update el sistema nos advierta de que precisa ser reiniciado. En Windows 7 y en Windows Vista se nos da la opción de posponer el reinicio de la máquina hasta 4 horas. El problema surge si ignoramos estas advertencias bien porque no estemos presentes en nuestra máquina o bien porque estemos ocupados en otras tareas ya que entonces  el sistema nos reiniciara la máquina de forma automática aunque haya algún usuario logueado y cerrará todos los programas perdiendo cualquier proyecto en el que estemos trabajando o   cualquier archivo que se encuentre en proceso de descarga. Evitar este problema no es complicado, veamos cómo.

 

Para evitar esos indeseados reinicios no tenemos más que acudir a las políticas de grupo de Windows. Estamos hablando, como ya sabéis, de la herramienta gpedit.msc. Para arrancar este componente de Windows no tenéis, más que ir a inicio > buscar y teclear la palabreja, gpedit.msc.

La políticas que controlan todo lo relativo a   configuraciones y personalizaciones del comportamiento de Windows Update la encontraréis en la ruta Configuración de Equipo > Plantillas Administrativas > Componentes de Windows > Windows Update. Cuando lleguéis a esta carpeta, a la derecha encontrareis un valor denominado no reiniciar automáticamente con usuarios que hayan iniciado sesión. Sólo os resta habilitarla para que las instalaciones de las actualizaciones automáticas no  produzcan tan indeseados reinicios.


Esta configuración la encontraremos en cualquier equipo que tenga instalado, al menos, un Windows 2000 SP3. Por lo que también funciona, en Windows XP, Windows Vista o Windows 7.

 Los que tengáis las versiones “home” de estos sistemas operativos ya sabréis que no podéis acceder a la herramienta gpedit.msc, por lo que deberéis utilizar el registro para poder habilitar esta configuración.

Para ello, abrimos el registro de Windows tecleando regedit en Inicio > buscar (o en inicio > ejecutar, dependiendo de nuestra versión de Windows) y navegamos hasta la rama.

HKEY_LOCAL_MACHINE\SOFTWARE\Policies\Microsoft\Windows\WindowsUpdate\AU

En el panel de la derecha, agregamos un nuevo valor “DWORD” mediante el menú edición > nuevo y lo denominamos NoAutoRebootWithLoggedOnUsers, cómo valor tendremos que escribir un 1 (uno).

Sólo nos restará reiniciar la máquina para habilitar la nueva configuración. A partir de ahora podremos descargar lo que sea o efectuar cualquier proceso o trabajo sin que la instalación de actualizaciones automáticas nos interrumpa el proceso. Recordad que de todos modos, cuando podáis, deberéis reiniciar vuestra máquina para que las instalaciones se terminen de instalar.

Tenéis más información sobre esta política en este artículo de technet, donde también podéis echar un vistazo a otras configuraciones de Windows Update que podemos llevar a cabo mediante la herramienta gpedit.msc y que os pueden ser de utilidad.

Como siempre, os dejamos un archivo reg, que podéis descargar de nuestro repositorio y cuya ejecución os efectuará los cambios en el registro que os hemos comentado automáticamente.