Hay veces que hemos querido hacernos un sencillo salvapantallas con nuestras fotos y hemos pensado que necesitamos un software especial. XP permite hacernos uno, elemental, pero que puede bastar en función de las pretensiones de cada uno.



Lo primero que tenemos que hacer es crear una carpeta en el lugar que deseamos y guardar en ella las fotos que vayamos a usar. Pueden usarse distintos formatos de fotos: png, gif, jpg, bmp, tif,... Sólo hay que tener en cuenta que si usamos un gif animado, éste aparecerá pero estático, no animado.
Una vez creada la carpeta, hacemos click con el botón derecho del ratón sobre una parte libre del escritorio, elegimos Propiedades y luego Protector de pantalla. En la lista desplegable "Protector de pantalla" elegimos Presentación de mis imágenes.
Ahora vamos a configurarlo: pinchamos sobre Configuración y ahí vemos los parámetros a cambiar. Para usar las fotos que habíamos guardado en la carpeta, pinchamos en Examinar y navegamos hasta localizar la carpeta. Puesto que las opciones modificables son suficientemente claras no creo que merezca la pena comentarlas.

Acceso directo al salvapantallas
Según acabamos de ver, el proceso es sencillo. Pero si queremos modificarlo, tenemos que hacer todos los pasos descritos. Si queremos modificarlo rápidamente, podemos crear un acceso directo al salvapantallas de la siguiente forma: click derecho sobre una parte libre del escritorio > Nuevo > Acceso directo.y en el cuadro "Escriba la ubiación del elemento" escribimos ssmypics.scr. A continuación 
se nos preguntará por el nombre que vamos a  ponerle al acceso directo. Ponemos el nombre que queramos. Veremos que nos ha aparecido el el escritorio el acceso directo  al salvapantallas.  Para verlo directamete, doble click sobre él  (cuidando de no mover el ratón para que no se  desactive el salvapantallas) o click derecho con el ratón y elegimos Probar. Para modificarlo, igualmente click derecho y elegimos  Configurar.


Modificaciones adicionales
Desde el registro de Windows podemos hacer alguna modificación extra. Como vemos, el valor menor que aparece en la frecuencia para cambiar las imágenes es 6 segundos. Este valor puede disminuirse desde el registro. Para ello, Inicio > Ejecutar y escribimos regedit. Navegamos hasta la clave:

HKEY_CURRENT_USER\Software\Microsoft\Windows\CurrentVersion\Explorer\ShellImageView

y pinchamos sobre ella. En la parte libre del panel de la derecha, click derecho sobre él y elegimos Nuevo > Valor DWORD. Le damos por nombre Timeout. Una vez creado, doble click sobre él y en "Información del valor", le damos los segundos que queramos en milisegundos. Es decir, para 1 segundo, habría que darle el valor 1000; para 2 segundos, 2000, etc. Hay que tener en cuenta que este valor luego, no es tan pequeño como lo pongamos, ya que hay que sumarle el tiempo que Windows tarda en descodificar la imagen en sí.

A pesar de lo anterior, la creación del salvapantallas es limitada: por ejemplo, las imágenes aparecen de forma aleatoria y no tienen por qué aparecen en el orden que las tengamos en la carpeta. También hay que tener en cuenta que si las imágenes son grandes, el consumo de recursos del sistema es mayor.