Érase una vez un misterioso usuario denominado TrustedInstaller, al que le gusta habitar máquinas con Sistema Operativo Windows 7, Windows Vista e inclusive Windows 2008. No lo habéis invitado a instalarse en vuestro sistema, pero ahí está,  controlando muchos de vuestros archivos y carpetas, recortando vuestros permisos para modificar o eliminar determinados ficheros. Nadie sabe cómo ha llegado, simplemente está ahí… ¿nadie? Bueno, nosotros sí sabemos que pinta ese usuario en vuestra máquina y en este artículo os lo vamos a contar.

Este curioso habitante de nuestro sistema operativo viene de serie con el mismo  y forma parte de su fauna. Trusted Installer, significa en inglés, “Instalador confiable”,  curioso nombre, ¿verdad?  En realidad, instalar, lo que se dice instalar, instala más bien poco. No vayáis a pensar  que  tenéis a un enano diminuto viviendo en vuestra máquina e instalando cosas raras. Este usuario  es parte del sistema  de Protección de Recursos de Windows, (WRP, Windows Resource Protection, en inglés). Esta tecnología es la encargada de proteger archivos, carpetas e inclusive determinas  claves del registro del sistema que son esenciales para el correcto funcionamiento de Windows. Para llevar a cabo esta tarea asume la propiedad de estos elementos del sistema e impide a cualquier usuario,  aún con privilegios administrativos, modificar, eliminar o remplazar esos archivos. Si alguien trata de llevar a cabo cualquiera de esas acciones,  nos dirá que tenemos el “Acceso denegado”. Sienta mal no tener el control absoluto sobre nuestro equipo ¿verdad? pero es un mecanismo de seguridad por el que Windows hace más difícil que virus, troyanos y malware en general modifiquen nuestro sistema haciéndolo más inestable.

¿Deseáis ver donde se oculta TrustedInstaller? Pues no tenéis más que ir a inicio y en la caja de búsqueda teclear “service.exe”. Lo veréis en el listado de servicios del sistema bajo la denominación Instalador de Módulos de Windows. Una denominación que viene dada de este modo puesto que este servicio de nuestra máquina es el que se encarga de remplazar esos archivos esenciales del sistema operativo cuando las actualizaciones que instalamos, a través de Windows Update, así lo requieren.

Si navegáis, por ejemplo, hasta la carpeta de Windows podréis verificar que TrustedInstaller es el propietario de la misma. Ya sabéis que para verificar la propiedad de un archivo o carpeta tenéis que ir a la carpeta o archivo en cuestión, hacer click con el botón derecho del ratón, seleccionar propiedades y a continuación  la pestaña seguridad, hacer click en el botón “Opciones Avanzadas” y finalmente seleccionar la pestaña propietario.



Si queréis eliminar archivos esenciales del sistema, lo cual no os aconsejo, tendréis que asumir la propiedad de ese elemento y eliminarlo después. Desde la pestaña “propietario” podeís llevar a cabo esa acción. No obstante es casí mejor que dejemos las cosas como están, ya que si modificamos los permisos de estas carpetas es posible que no puedan ser actualizados, en caso necesario, a través de Windows Update.