¿Cómo mantener nuestro XP en buenas condiciones?

Es bueno que de vez en cuando realicemos algunas tareas de mantenimiento en nuestro XP. Sobre todo son bastante necesarias si navegamos por Internet. Además, será necesario tener siempre buenos hábitos de navegación.

Antes de comenzar quiero comentar que todas estas cuestiones están dirigidas a toda aquella persona normal y corriente que está recién llegado a la informática y que necesita unos conocimientos básicos del funcionamiento de XP. Para un usuario más avanzado o experto no estaré diciendo absolutamente nada nuevo, o al menos, eso espero.

Aunque obviamente he tenido que elegir cierto orden, los distintos apartados (y las distintas secciones) no guardan ningún orden concreto. Si fuese necesario se pueden incluir más datos en cada sección o más secciones.

Por supuesto, no se va a dar ninguna receta-milagro. Somos nosotros los que tenemos que estar pendientes siempre de nuestro sistema operativo, y seremos los responsables del buen mantenimiento del mismo. {mosgoogle center}

{mospagebreak title=Internet: Seguridad, prevención y herramientas de detección}

1. INTERNET - SEGURIDAD, PREVENCIÓN Y HERRAMIENTAS DE DETECCIÓN

FIREWALL (cortafuegos)

 Es el componente más importante a la hora de conseguir una navegación por Internet segura. Es el único componente del que no se puede prescindir. El firewall controla todo lo que entra y todo lo que sale de nuestro ordenador, si somos atacados de alguna manera desde fuera o si “algo” que tenemos dentro se está intentando conectar.

Siempre hay que prestar especial atención al firewall, a que funcione bien, que esté bien configurado y a los posibles mensajes de error, etc. Actualmente, el mejor para XP es el propio de XP con SP2. Es muy silencioso y realmente no hay que configurar nada. Para ver su estado, Inicio > Panel de control > Centro de seguridad y ahí vemos cómo tenemos el firewall.

 Aunque este firewall de XP soporta la presencia de otro, no es recomendable tener dos firewalls activos en el equipo.

 Si tenemos un firewall de terceros instalado, conviene dedicar todo el tiempo necesario a aprender a configurarlo y ver si está en buen estado y nos protege, qué significan sus mensajes de alerta, etc.

 Nunca desactivar el firewall por ningún concepto, ni siquiera para solucionar algún problema con Windows Update. Si se desactivase el firewall, quitar antes el cable que nos conecta a Internet.


 ANTIVIRUS

 En contra de lo que mucha gente piensa, el antivirus no es un componente esencial a la hora de navegar. Aunque esto requiere explicación. Si nuestro ordenador sólo lo maneja una persona que controla en todo momento qué se descarga, en qué páginas entra, etc. no es necesario el antivirus. Ahora bien, si el ordenador lo usan varios usuarios lo mejor es tener un antivirus, y de los mejores posibles. En ese caso, conviene estar lo más protegidos posibles.

 En la sección de “Links” hay información sobre antivirus gratuitos muy buenos.

 Sin embargo, hay que desmitificar algo al antivirus. Esto se hace fácilmente con un ejemplo: si hoy mismo aparece un virus nuevo (o una variación o mutación de alguno conocido) y tenemos la mala suerte de que nos llega por el medio que sea, no habrá antivirus que lo detecte, y cualquier antivirus que tengamos no será eficiente. Es más, es probable que ese archivo estuviese “limpio” a ojos del antivirus, con lo que, a pesar del antivirus que tengamos, nunca hay que bajar la guardia, y desconfiar de todo lo que nos llegue por correo electrónico o por messenger. Siempre hay que bajarse los archivos de sitios oficiales y de total confianza.

 Al igual que con el firewall, en este caso no es para nada aconsejable tener dos antivirus residentes instalados a la vez. Podemos tener uno residente (es decir, que controle en todo momento los movimientos de nuestro ordenador), y otros “on demand”, es decir, que actúen solamente cuando se lo digamos y solamente escaneando lo que le digamos.

 Hay virus que, si logran entrar en el ordenador, además de otras cosas, desactivan el funcionamiento de nuestro antivirus que tengamos instalado. Por ello, siempre es recomendable realizar escaneos de nuestro sistema mediante antivirus online. En la sección de links, también hay recogidos una serie de ellos.

 Comentar que si tenemos varios sistemas instalados juntos, si un virus nos entra infectará como tal al sistema operativo en el que ha entrado, pero si este virus se dedica a eliminar ciertos archivos del disco duro, lo eliminará de todo el disco duro.

 También algo importante: si instalamos un antivirus en uno de esos sistemas operativos y dicho antivirus es residente, lo será sólo en el sistema operativo en el que ha sido instalado. Dicho antivirus podrá escanear todos los discos duros y particiones que tengamos, pero sólo estará disponible donde lo hayamos instalado. Si queremos que esté disponible en otro sistema operativo, habría que instalarlo también en él.

 De un antivirus hay que tener en cuenta, además de que sea eficiente, que se actualice con bastante asiduidad.

 Sería recomendable hacer un escaneo diario con algún antivirus.


 ANTIESPÍAS
Un espía (o spyware) es un programa que se introduce en nuestra máquina y es capaz de recoger y enviar información desde nuestro ordenador de forma silenciosa (movimientos de teclas, sitios favoritos, etc.) Aunque no suelen tener consecuencias tan destructivas como los virus y troyanos (aunque un “dialer” en una conexión telefónica a Internet, puede tener consecuencias destructivas para el bolsillo…), obviamente es conveniente eliminarlos de nuestro ordenador.

 Los antiespías suelen convivir bastante bien aunque tengamos varios instalados, si ninguno es residente (por ejemplo, el beta de Microsoft lo es). Si alguno fuese residente, lo mejor será no instalar ninguno otro más así, sino “on-demand”. Es más, es recomendable tener varios instalados ya que suelen complementarse muy bien. En los links pueden encontrarse muchos, pero destacaré tres: dos son muy conocidos como son el Ad-aware y el Spybot – S&D (en la sección de links pueden encontrarse los enlaces de descarga). Otro que es importante tenerlo es Spywareblaster. Este antiespías no es en realidad un antiespías al uso, ya que no limpia el equipo de espías sino que impide que se instalen.

 Con estos y otros antiespías hay que tener en cuenta que no se suelen actualizar solos, así que es recomendable tener la costumbre de nada más arrancarlo acudir a ver si hay alguna actualización.

 Antiespías hay muchos pululando por ahí. Unos son buenos y otros no sólo son malos sino que añaden más espías a los que tenemos. En la página de VSAntivirus (www.vsantivirus.com) suele haber una lista actualizada de “antiespías que agregan espías”, y es conveniente consultarla antes de instalar nada.

 La presencia de espías en nuestra máquina suele producir entre otros, los “conocidos” errores de La memoria no se puede “read”  y La memoria no se puede “written”.

HERRAMIENTA DE ELIMACIÓN DE SOFTWARE MALICIOSO
Microsoft suele ofrecer esta herramienta con cierta periodicidad desde Windows Update. Aunque la herramientas se puede ejecutar de muchas formas, si se ejecuta la que se descarga desde Windows Update, se ejecuta de forma silenciosa, no requiere ninguna intervención del usuario y si no encuentra nada, no produce ningún mensaje, aunque guarda un archivo con los resultados llamado MRT.log. Esta herramienta no sustituye a ningún software antivirus, no realizar una exploración extensiva del disco duro ni impide la instalación de software malicioso. Realiza escaneo de software potencialmente peligroso alojado en memoria. A pesar de todo, muy útil para nuestro sistema.

 CONTROLES ACTIVEX
Los controles ActiveX permiten que, al instalarse en nuestro ordenador, se pueda interactuar de alguna manera con Internet. Muchas firmas necesitan controles ActiveX para determinadas opciones. Por ejemplo, Microsoft instala alguno. Si vamos a hacer un escaneo online con algún antivirus también necesitaremos la instalación de algún control ActiveX. Estos controles necesitan la intervención del usuario para instalarse, y figura en ellos quién nos lo está intentando instalar. Hay que fijarse muy bien en el certificado de seguridad y en el fabricante, y a la mínima sospecha no aceptar su instalación.

SP2
Actualmente, instalar SP2 (Service Pack 2) se ha convertido en una herramienta indispensable en nuestro XP. Si el sistema operativo es reciente, ya lo traerá incorporado de fábrica, pero si no es necesario instalarlo.

 Hay que desmitificar eso de que SP2 da problemas y produce fallos en XP. XP trae más beneficios que inconvenientes, y es necesaria su instalación. Es una actualización crítica de XP y actualiza más o menos cinco millones de páginas de código. Introduce cambios importantes en el sistema.

 Se pueden consultar sus características aquí.

  Cualquier empresa seria tanto de software como de hardware debe revisar sus productos y proporcionar actualizaciones para los mismos si fuesen necesarias. Obviamente, si algo se instala después de SP2 y no funciona, la culpa no será del sistema operativo, que no puede amoldarse a cada fabricante y producto, sino de que no se ha actualizado al producto.

 SP2 puede descargarse de aquí y es mejor instalar éste que el que aparezca en Windows Update. Para instalar SP2 hay que tomar unas pocas precauciones:

  - Limpiar el equipo de virus y espías

 - Instalarlo con la menos cantidad de software instalado, sobre todo, si se puede desinstalar el antivirus antes de instalar SP2.

  - Tras la instalación de SP2 convendría hacer una desfragmentación del disco duro (véase más adelante).

SP2 puede producir ciertas pérdidas de funcionalidades en nuestro XP. Por ejemplo, si antes de instalar SP2 no instalamos la consola de recuperación (véase las FAQs), no podremos hacerlo después de instalar SP2. Para solventar esto conviene hacerse un CD con XP y SP2 integrados y luego instalar en limpio (formateando). Dicho CD puede hacerse siguiendo esto de José Manuel Tella.

 Posteriormente, instalar siguiendo un artículo de Alejandro Curquejo que aparece en el apartado “Varias particiones en nuestro disco duro”, más abajo. 

BLOQUEADOR DE ELEMENTOS EMERGENTES
En Internet Explorer tenemos la opción del bloqueador de elementos emergentes. Estos elementos emergentes son pantallas “flotantes” que nos aparecen cuando visitamos algunas páginas de Internet, y cuyo objetivo es captar nuestra atención, de diversos modos. Suele ser habitual una ventanita con el mensaje “su ordenador puede estar en riesgo”. No hacer nunca caso a esas ventanas, ya que muchas veces pinchando sobre ellas nos podemos descargar algún control ActiveX, con lo que ya se nos ha colado algo.

 Si no queremos usar el de IE, o queremos otro, siempre es bueno tenerlo. En la sección de links hay algo.

DESCARGAS DESDE PÁGINAS OFICIALES
Cuando vayamos a descargarnos algo de Internet, siempre hay que hacerlo desde las páginas oficiales (por ejemplo, si es algo de Microsoft, desde la web de Microsoft, etc.), y hay que tener cuidado dónde nos metemos. Hay descargas aparentemente “oficiales” que traen muchos regalos incluidos en forma de virus, espías, etc. Controlar siempre en todo momento qué estamos instalando y de dónde lo hemos bajado.

ACTUALIZACIONES AUTOMÁTICAS DE XP
De vez en cuando es necesario acudir a Windows/Microsoft Update para tener actualizado nuestro XP con los últimos parches. Igualmente, si tenemos instalado Office, deberemos acudir a Office Update. Para ello, y para Windows Update, lo mejor es acudir a Inicio > Panel de control > Centro de seguridad > Actualizaciones automáticas. Ahí tenemos varias opciones. No es mala opción tenerla en Notificarme, pero no descargarlas automáticamente ni instalarlas. Esto hará que cuando haya actualizaciones automáticas (y siempre si trabajamos desde una cuenta de administrador), nos aparecerá en el área de notificación de la barra de tareas un escudito amarillo indicándonos que tenemos actualizaciones. Según lo que estemos haciendo en ese momento, podemos descargarlas o no.

 Por supuesto, siempre hay que descargarse las actualizaciones automáticas desde la página oficial de Microsoft. 

CORREO ELECTRÓNICO
Hay que tener especial cuidado con lo que nos llega por correo electrónico o por messenger. Especialmente los archivos adjuntos. Nunca abrir archivos adjuntos que nos lleguen de correos mínimamente sospechosos. Y si vamos a abrir alguno confiable, siempre pasarle el antivirus. Aquí hay que comentar que Microsoft nunca envía archivos adjuntos por correo electrónico.

 Otro aspecto importante es no abrir nunca los enlaces que nos llegue por correo electrónico pinchando directamente sobre ellos, sino copiándolos y pegándolos en la barra de direcciones del navegador.

 Incluso, no sería mal hábito que mensajes que no traigan ni archivos adjuntos, pero que sean algo “raros”, mejor ni abrirlos, sino eliminarlos directamente.

 Otro punto importante es enviar y procurar que nos envíen los correos electrónicos en texto plano. Por lo menos, configurar el lector de correo para que nos los muestre así.

LA TÉCNICA DEL PHISHING.
La técnica ilícita del phishing consiste en, por ejemplo, vía correo electrónico, enviarnos a una web aparentemente familiar para nosotros (entidad bancaria, etc.) pero que realmente no lo es. Mediante esta técnica se nos pide que demos ciertos datos personales como números de cuentas corrientes y tarjetas de crédito, contraseñas, etc.

 Ante un correo de este tipo, y sobre todo si no se ha solicitado, puesto que puede ser verdaderamente complicado saber si la página a la que se nos remite es auténtica o no, lo mejor es ponerse en contacto con la entidad bancaria vía teléfono o personalmente y preguntar si han enviado algo. En cualquier caso, una entidad bancaria nunca suele pedir datos personales de ese tipo. Podremos necesitarlos para acceder a nuestras cuentas bancarias, pero los bancos no suelen pedirlos. Una buena técnica para lograr una buena navegación por Internet es la eliminación de los archivos temporales de Internet, así como de las cookies. Ello puede hacerse arrancando Internet Explorer y yendo a Herramientas > Opciones de Internet, y pinchar sobre “Eliminar archivos” y “Eliminar cookies”. Dependiendo del tiempo que haga que no los eliminamos es posible que tengamos muchos acumulados y el proceso de eliminar archivos temporales lleve su tiempo.
 También es conveniente marcar la casilla en la que se nos preguntar por eliminar todo el contenido sin conexión.

PROGRAMAS P2P
Estos programas (como eMule, Kazaa, BitTorrent, etc.) suelen ser bastante nocivos para nuestro sistema. Por la razón de que muchos programas bajados por estos programas suelen traer “añadidos” en forma de virus, espías y demás bichos. Además siempre son una puerta abierta dejada en nuestro PC." Incluso con respecto a Kazaa, Spybot lo reconoce con un espía.

ARCHIVOS CON DOBLE EXTENSIÓN
Hay que prestar especial atención a los archivos que nos llegan por correo electrónico con doble extensión, del tipo archivo.jpg.exe. Estos archivos hay que eliminarlos siempre, ya que casi seguro que contienen virus. Lo más útil para esto es tener habilitado ver las extensiones de los archivos, así controlamos todo lo que nos llega. Esto puede hacerse de la siguiente forma: Inicio > Panel de control > Herramientas> Opciones de carpeta > Ver y desmarcamos la casilla Ocultar las extensiones de archivo para tipos de archivo conocido. Esta funcionalidad también es útil si queremos cambiarle la extensión a algún archivo.

ATENCIÓN A LOS ARCHIVOS QUE CAMBIAN EXCESIVAMENTE DE TAMAÑO
Suele ser causa de infección de virus que haya algún archivo en el disco duro algún archivo que cambie inesperadamente de tamaño. Esto hay que controlarlo también. Salvo contadas excepciones, ningún archivo tiene por qué crecer de forma descontrolada.
{mospagebreak title=Copias de seguridad y la herramienta de restaurar sistema}

2. COPIAS DE SEGURIDAD Y LA HERRAMIENTA DE RESTAURAR SISTEMA

RESTAURAR SISTEMA

 Otra herramientas muy poco conocida y usada y que nos puede sacar de más de un apuro. Es recomendable crear regularmente puntos de restauración, sobre todo cuando vamos a instalar algún software o algún driver nuevo. Si tenemos algún problema, recuperamos a ese punto de restauración y volvemos a tenerlo todo como antes de la instalación.

 Aunque he usado la palabra “regularmente” tampoco conviene hacerlo tanto, ya que los puntos de restauración ocupan espacio en el disco duro. El propio Windows en algunas circunstancias puede crear por su cuenta puntos de restauración. También se pueden crear manualmente. Para ello:

Inicio > Todos los programas > Accesorios > Herramientas del sistema > Restaurar sistema.

Ahí nos saldrán tanto los puntos de restauración creados como la posibilidad de crear uno nuevo con el nombre que queramos.

El inconveniente de esta herramienta es que no se pueden eliminar puntos de restauración de forma selectiva: o se eliminan todos o ninguno. Para eliminarlos, hay que desactivar restaurar sistema, lo cual se explica en este artículo de la KB.

 Siempre debe crearse un punto de restauración antes de manipular algo del registro de Windows. 

DRIVERS ACTUALIZADOS Y CERTIFICADOS

 En las FAQs puede leerse una pequeña explicación de qué son los drivers certificados para XP. Son los que garantizan la estabilidad y compatibilidad con el sistema. Siempre hay que poner drivers certificados y, si puede ser, que sean actualizados (los últimos). Unos drivers mal colocados, o que no sean para XP, o no sean certificados, son causa frecuente de pantallas azules. Procurar tener siempre los certificados y actualizados para la tarjeta gráfica. Es de los primeros dispositivos que se cargan al inicio y casi siempre produce cuelgues, si algún driver falla.

 COPIAS DE SEGURIDAD

 Aunque parezca una perogrullada hay que tener la costumbre de hacer copias de seguridad de nuestros archivos importantes en CD o DVD. Si se toma la costumbre de hacerlo periódicamente (¿diariamente?) no perderemos datos importantes. Hay que recordar hacer copia de seguridad de carpetas que a lo mejor nos pasan desapercibidas: obviamente la libreta de direcciones y las bandejas de Outlook; pero también la carpeta de los Favoritos de Internet Explorer, Mis documentos, etc.

 Es también buena costumbre asegurarse de que una vez hecha la copia de seguridad, efectivamente ha sido bien hecha. Si es en un CD que vamos a usar en otro ordenador, asegurarse de que en ese ordenador funcionan bien (hay veces que las lectoras tienen problemas con algunas marcas de CDs o DVDs) 

USO ADECUADO DE LAS CUENTAS DE USUARIO

 Es muy importante tener en cuenta los distintos tipos de cuentas de usuario que podemos usar. Dejamos y usamos la de administrador sólo para instalar cosas y actualizar desde Windows Update, antivirus, etc. También para hacer los escaneos con los antivirus y tareas de mantenimiento.

 Usamos la limitada para navegar por Internet. Todos los usuarios que usen en ordenador deberían usar una cuenta limitada para las tareas habituales.

Desde una cuenta de administrador, pueden crearse cuentas en Inicio > Panel de control > Cuentas de usuario.{mospagebreak title=Heramienta de transferencia de archivos y configuraciones, ventajas y características}
3. VENTAJAS Y CARACTERÍSTICAS DE LA HERRAMIENTAS PARA LA TRANSFERENCIA DE ARCHIVOS Y CONFIGURACIONES. DISPOSITIVOS USB

ASISTENTE PARA LA TRANSFERENCIA DE ARCHIVOS Y CONFIGURACIONES

 Cuando estamos trabajando durante cierto tiempo con nuestro XP y llega la hora de formatear, suele causarnos muchos quebraderos de cabeza lograr poner otra vez todo como lo teníamos antes (fondo, salvapantallas, etc., etc.) Con este asistente podemos hacerlo tranquilamente. No sólo nos restituirá estos detalles sino que a la vez podremos guardar archivos importantes, y la configuración, por ejemplo, de Outlook Express.

Muy útil y nos ahorrará muchísimo tiempo. Es muy fácil de usar y lo tenemos en:

Inicio > Ejecutar y escribimos migwiz.exe

Si vamos a formatear, podríamos guardar el resultado de aplicar el Asistente en la partición de datos que tengamos (si tenemos alguna) y luego restituirla de ahí.

El asistente habrá que usarlo en cada cuenta que tengamos.

DESCONEXIÓN DE LOS DISPOSITIVOS USB

 Cuando conectamos, por ejemplo, la cámara digital en ordenador para pasar las fotos, vemos que en el área de notificación (parte derecha de la barra de herramientas, al lado del reloj) nos aparece el icono Quitar hardware con seguridad. Esto, por supuesto, aparece en otros dispositivos de almacenamiento. La cámara digital sólo es un ejemplo. Una vez que hayamos pasado las fotos o la información, no desconectar el cable directamente. Podríamos perder información. Hacemos click derecho sobre el icono anteriormente mencionado, y elegimos Quitar hardware con seguridad. Nos aparecerá una ventana en la que pinchamos sobre Detener. Una vez hecho esto, nos aparecerán una serie de dispositivos. Elegimos el nuestro y pinchamos sobre Aceptar. Nos saldrá de nuevo sobre el área de notificación el mensaje Es seguro retirar el hardware. Ahora quitamos el cable USB.
{mospagebreak title=Ventajas de tener dos sistemas operativos instalados en nuestro PC}

4. VENTAJAS DE TENER DOS SISTEMAS OPERATIVOS XP INSTALADOS EN NUESTRO PC

  INSTALAR OTRA COPIA DE XP

 Esto puede ser muy útil si por ejemplo, se es aficionado a probar cosas, a instalar y desinstalar, y testear. Podemos probar si algo es estable, se comporta bien, etc. antes de instalarlo en el XP con el que trabajamos habitualmente. O para probar algún driver.

 También puede ser útil para instalar esas aplicaciones “trials” que no podemos comprar (entre otras cosas porque son caras) y que una vez desinstaladas no podemos volver a instalarlas porque nos deja algún rastro en el registro para no poder hacerlo.

 Como se explica en las FAQs podemos tener varias copias de XP en la misma máquina, y podemos formatearlas y activarlas cuantas veces queramos (si de una vez para otra no hacemos cambios significativos en el hardware).

 De nuevo, para instalar otra copia de XP tendremos que tener espacio sin particionar o una partición ocupada pero que podamos eliminar para instalar en ella XP.

 Es más, siempre conviene dejar por lo menos 2 GB sin particionar. Si por cualquier cosa no podemos arrancar nuestro XP, siempre podemos instalar en ese espacio un XP de emergencia desde el que podemos recuperar todo lo que podemos antes de proceder al formateo general.
{mospagebreak title=Particionamiento y Mantenimiento del disco duro}

5. PARTICIONAMIENTO Y MANTENIMIENTO DEL DISCO DURO

 DESFRAGMENTACIÓN DEL DISCO DURO  

 Cada vez que trabajamos en nuestro disco duro, los archivos se van guardando en él a trozos y no de forma seguida. Es decir, si por ejemplo, trabajamos en un archivo de Word, luego hacemos otra cosa y posteriormente regresamos al archivo Word, cuando guardemos los cambios éstos se guardarán en distintas partes del disco duro. Por supuesto, Windows sabe en todo momento dónde está cada parte, pero mientras más “separados” tengamos dichos fragmentos más tardará en sistema en recomponer el archivo y esto redundará en lentitud.

 Es conveniente de vez en cuando desfragmentar el disco duro. Cuanto más tardemos en realizarlo, más tardará en hacerse puesto que más fragmentado estará el disco (o los discos si tenemos varios, o las particiones si tenemos varias). Podríamos desfragmentar nuestros discos duros (entiéndase con esto nuestro disco duro y tenemos uno, todos si tenemos varios o las particiones de o de los mismos), por ejemplo cada quince días.

Para hacerlo, Inicio > Ejecutar y escribimos dfrg.msc y tendremos que hacerlo desde una cuenta de administrador. En la ventana que nos sale nos aparecerán nuestras particiones (si tenemos varias). Seleccionamos cada una y pinchamos sobre Desfragmentar.

La desfragmentación se puede hacer de forma automática tal y como se explica en este artículo de Fernando Muñoz (fermu).

 

LIBERADOR DE ESPACIO EN DISCO

 XP nos ofrece una herramienta para, de forma automatizada, detectar qué archivos podrían sobrarnos y eliminarlos para así ganar espacio libre en el disco duro. Para acceder a dicha herramienta, Inicio > Ejecutar y escribimos cleanmgr. Elegimos qué queremos limpiar y luego nos hará un escaneo de todo lo que podemos eliminar. En recomendable ejecutarlo de vez en cuando, y sobre todo cuando se tiene poco espacio.


 ELIMINAR OTROS ARCHIVOS TEMPORALES

 Cada vez que instalamos software en nuestro sistema operativo, o cuando lo desinstalamos, o por diversas circunstancias, como archivos creados para una determinada tarea que luego no se eliminan, se nos acumula en nuestro disco duro archivos que son “inservibles” y, por tanto, podemos eliminar. Podemos eliminar archivos con extensión:

 

 *.tmp

 *.chk

 Archivos que empiecen por ~

 *.prv

 *.gid

 *.fts

 *.cnt

 *.*$

 *.$$$

 *.001, *.002, etc.

 *.diz

 

También podrían incluirse las extensiones *.bak,*.prv,*.old,*.log, aunque aquí tendríamos que tener algo de cuidado, ya que podrían ser archivos necesarios. Por ejemplo, los archivos *.log son archivos generados por muchas aplicaciones y recogen los resultados de ejecutarlas, y algunos (como los relacionados con Windows Update) pueden ser necesarios. Otros son los archivos *.old. Es muy habitual que cuando necesitamos cambiarle la extensión a algún archivo (porque tengamos algún problema) es normal que le pongamos la extensión “old”, Por eso, hay que tener cuidado con eliminar estos archivos. Habría que revisarlos más tranquilamente y ver cuál se puede eliminar.

Es posible también que algunos archivos de los anteriores estén ocultos. Para verlos: Inicio > Panel de control > Herramientas > Opciones de carpeta > Ver y marcamos la casilla Mostrar todos los archivos y carpetas ocultos y desmarcamos Ocultar archivos protegidos del sistema operativo (recomendado). Una vez eliminados los archivos conviene dejar casillas como estaban.

Algunos de estos archivos pueden estar en uso y puede ser que obtengamos algún mensaje de error al eliminarlos. Para hacerlo sin este inconveniente, arrancamos en modo seguro, es decir, nada más desaparezca la pantalla de la BIOS pulsamos F8 varias veces la tecla hasta aparezca una menú. Ahí elegimos arrancar en modo seguro, y eliminamos los archivos.

PEQUEÑO TIP: para eliminar los archivos anteriores es normal que usemos la búsqueda de XP para localizarlos. Sin embargo, puede resultar algo pesado tener que escribir todos las extensiones cada vez que queremos eliminarlos. Esto puede automatizarse bastante. Veámoslo. Vamos a Inicio > Buscar y pinchamos sobre Todos los archivos y carpetas. A continuación escribimos esto (se puede copiar y pegar):


*.tmp,*.chk,~*.*,*.prv,*.gid,*.fts,*.cnt,*.*$,*.$$$,*.diz


y pinchamos sobre Búsqueda. Una vez realizada la búsqueda vamos a Archivo > Guardar búsqueda. Eso nos creará un acceso directo a la búsqueda y con sólo hacer doble click sobre él, volveremos a buscar los archivos anteriores. Los archivos con extensión *.001, etc. no se han incluido, pero se podrían haber puesto también, por ejemplo, hasta el 10, etc.


 VARIAS PARTICIONES EN NUESTRO DISCO DURO

 Ya he comentado a lo largo de este artículo detalles sobre qué pasa si se tienen varias particiones. Creo que es algo poco conocido y poco usado por los usuarios domésticos, pero es muy interesante y útil.

 Nuestro disco duros podemos dividirlo (“particionarlo”) en distintos trozos llamados particiones. Esas particiones nos pueden servir para distintos cometidos:

 

- Instalar otro sistema operativo: siempre que queramos instalar dos sistemas operativos (aunque sean dos copias de XP) hay que hacerlo en particiones distintas. Nunca instalar dos sistemas operativos en la misma partición.
- Guardar datos: podemos crear una partición para instalar el sistema operativo y los
programas y luego otra (u otras) para guardar datos. Incluso podemos tener una para datos en general, otra para fotos, otra para vídeos…

 Sin embargo, todo esto debe decidirse en el momento de particionar para instalar XP o una vez instalado XP si tenemos espacio sin particionar. Si tenemos todo el disco duro ocupado con el sistema operativo (lo que, desgraciadamente, suele ser bastante habitual) no podemos dividir ni partir la partición con las herramientas nativas de XP.

 Veamos esto con algo de detalle. Cuando instalamos XP tenemos posibilidad de elegir el tamaño de la partición donde queremos instalar XP. Si el disco duro tiene suficiente tamaño podemos crear una partición para instalar el sistema operativo y dejar el espacio restante sin particionar. Hay que tener en cuenta que XP necesita para instalarse más o menos 1,5 GB. Por tanto, si nuestro disco duro tiene, por ejemplo, 40 GB, podemos crear una partición de 20 GB en la que instalamos XP (con 20 GB hay bastante espacio para instalar distintos programas). El resto de los 20 GB lo dejamos sin particionar. Si en él decidimos crear una partición de datos, podemos hacerla de 20GB o de mejor tamaño y seguiremos teniendo espacio sin particionar para lo que necesitemos. Esta nueva partición podemos hacerla desde dentro de XP. Para ello, Inicio > Ejecutar y escribir diskmgmt.msc. Con ello accedemos al administrador de discos. Ahí nos saldrá en verde el espacio sin particionar en el que podremos crear la partición del tamaño deseado y formatearla. Todo esto depende del disco duro y de lo que vayamos a almacenar en él. 

HERRAMIENTAS DE TERCEROS PARA PARTICIONES

 Hay en el mercado muchas y variadas herramientas de terceros para manipular particiones (dividirlas, unirlas, etc.). Hay que huir de estos programas ya que las particiones tocadas por ellos suelen terminar fallando y perdiéndose irremediablemente. Hay que limitarse a las herramientas nativas de XP, y siempre es preferible un formateo y una redistribución del disco duro a usar estas herramientas.

 También huir de los gestores de arranque ya que Windows XP no los necesita.

 Para más información, puede leerse este artículo de José Manuel Tella:

 Considero una barbaridad crear en un disco duro de, por ejemplo, 150 GB una sola partición con todo ese tamaño. Eso termina afectando al rendimiento del sistema. En realidad XP no formatea completamente todo el disco duro. Guarda una pequeña partición de 8 MB para poder convertir un disco duro básico en dinámico. Si la eliminamos, no podremos hacer dicha conversión.

 Cuando vayamos a formatear, sólo será necesario formatear la partición en la que está instalado XP, y no tenemos que tocar la de datos.

Aquí hay que tener en cuenta que, para unir o dividir dos particiones hay que formatearlas antes. Si de una queremos sacar dos, la formateamos y creamos las dos. Si de dos queremos crear una, hay que formatearlas las dos y sólo podremos unirlas si aparecen contiguas.
 Para instalar XP puede consultarse este artículo de Alejandro Curquejo (Alezito).


FORMATO NTFS PARA XP

 En las FAQs puede leerse información sobre esto. Es totalmente recomendado (por no decir necesario) tener instalado XP en una partición con formato NTFS. Es mucho más robusto y estable frente, por ejemplo, a apagones. En las FAQs puede ampliarse todo más, y la cuestión del acceso a una partición NTFS desde un Windows 98. Aunque esto debe hacerse antes de instalar, sin embargo, es posible convertir una partición FAT en formato NTFS. Es puede hacerse de la forma:

Inicio > Ejecutar y escribimos cmd.

En la nueva pantalla escribimos convert c: /fs:ntfs

En este ejemplo convertiríamos la partición C al formato NTFS. Si quisiésemos convertir otra, habría que cambiar la letra. El proceso no produce ningún tipo de pérdida de archivos, aunque siempre es aconsejable hacer copia de seguridad por si algo falla. Este proceso no es reversible. Es decir, una partición FAT convertida a NTFS no puede ser convertida otra vez a FAT.

 Hay que tener en cuenta que desde Windows 98 no podremos acceder a una partición formateada en NTFS.
{mospagebreak title=Aplicaciones MS-DOS: Cómo ejecutar nuestros viejos}

6. APLICACIONES MS-DOS: CÓMO EJECUTAR NUESTROS VIEJOS JUEGOS

 ¿INSTALAR TAMBIÉN WINDOWS 98?

 Lo hago en forma de pregunta porque a lo mejor también podría ser una buena decisión. Hay juegos antiguos y algunas aplicaciones que sencillamente no funcionan en XP. Es verdad que podríamos instalar algún emulador de MS-DOS (en la sección de links hay algunos), pero otra opción igualmente razonable sería instalar, por ejemplo, Windows 98.

 Aquí hay que hacer algunas salvedades: sino tenemos espacio sin particionar o una partición que estemos dispuestos a formatear y usarla para instalar W98, no podremos instalarlo.

 También esta es una de las decisiones que habría que tomar antes de instalar ningún tipo de sistema operativo. Entre otras cosas, porque si tenemos ya instalado XP e instalamos posteriormente W98, XP no arrancará. No quiere decir que se pierde pero hay que hacer algunos arreglos para poder arrancar los dos sistemas operativos (no a la vez, sino mediante un menú que nos permita elegir cuál queremos arrancar).

 Siempre que nos veamos con la posibilidad de instalar los dos Sistemas Operativos desde cero (XP y W98), hay que tener en cuenta que hay que instalar primero el más antiguo y luego el más moderno, es decir, primero W98 y luego XP, y obviamente, en dos particiones distintas.

También sería posible instalar W98 sin particionar. Bastaría instalar un software tipo WMWare o Virtual PC y conseguiríamos hacerlo.
{mospagebreak title=Obtener información de nuestro sistema operativo}

 

7. OBTENER INFORMACIÓN DE NUESTRO SISTEMA OPERATIVO

 ADMINISTRADOR DE TAREAS DE WINDOWS

 También hay que prestar atención al Administrador de Tareas. Se accede fácilmente a él con sólo pulsar simultáneamente las teclas ++.

 En él veremos las aplicaciones que tenemos abiertas y el uso de CPU y de memoria que hace cada una. Hay que prestar atención a si alguna aplicación que no conozcamos consume mucha memoria o mucha CPU.

 A este respecto, no conviene alarmarse si vemos una aplicación llamada Proceso inactivo del sistema y que “consume” mucha CPU (98%, 99%,…) He puesto “consume” entre comillas porque en realidad ese proceso nos indica justo la CPU no usada. Por tanto, si este proceso marca un consumo del 98%, significará que tenemos el 98% de la CPU libre.


EL VISOR DE SUCESOS

 Otro gran desconocido. En él se nos informa sobre distintos fallos (“sucesos”) del sistema. Hay que prestar atención a los que tengan una marca roja. Eso significará algún error del sistema, del cual es importante saber su fuente y su número ID para poder buscar una solución.

 Para acceder a él, Inicio > Ejecutar y escribimos eventvwr.


Vamos a las distintas categorías (sobre todo la más importante es Sistema), y vemos si hay errores. En principio, no habría que preocupares de los marcados en azul o amarillo, aunque no dejan de proporcionar información sobre el estado de nuestro sistema.


 ADMINISTRADOR DE DISPOSITIVOS

 En él tenemos una lista de todos los dispositivos instalados en nuestro sistema, y podemos localizar si hay algunos con problemas.

 Para acceder a él, Inicio > Ejecutar y escribimos devmgmt.msc y veremos la lista de los dispositivos instalados. Hay que prestar atención si alguno tiene una señal amarilla o, sobre todo, roja. En este caso, significaría que algún dispositivo está fallando, que no tienes los drivers bien instalados, que se ha corrompido algún driver y necesitaría ser reinstalado de nuevo. Pueden ser diversas causas, pero ayudará a tener nuestro sistema en condiciones. 
PESTAÑA “INICIO” DE MSCONFIG

 Esta pestaña nos muestra lo que se carga al inicio de Windows. Concretamente, para acceder a ella nos vamos a Inicio > Ejecutar y escribimos msconfig. Ahí vemos una serie de pestaña, donde una de ellas es la pestaña “Inicio”. Si vamos a ella veremos qué se nos carga cuando iniciamos Windows. Hay que tener en cuenta que cuando instalamos XP esa pestaña está vacía. Es normal que ahí tengamos algunas aplicaciones, como por ejemplo, el antivirus y el firewall si usásemos uno de terceros (es decir, no el de XP). Es conveniente revisar esa pestaña de vez en cuando a ver si vemos algo “raro” o algo nuevo.

 Recomiendo también que se instale “StartupMonitor” (está en la sección de links) que nos vigila todo lo que pretende instalarse ahí. Es muy útil y necesaria.
{mospagebreak title=La bios y el registro de windows}

8. LA BIOS Y EL REGISTRO DE WINDOWS

 ACTUALIZACIÓN DE LA BIOS

 Es un tema importante, pero hay que tratarlo con cautela. Hay veces que necesitamos actualizar la BIOS porque dicha actualización incluye funcionalidades que no las teníamos antes. También podríamos necesitarla a la hora de instalar algún dispositivo. Sin embargo, aquí quizá más que en otras razones habría que aplicarse la máxima de que si todo va bien, mejor no tocarlo. Para actualizar la BIOS hay que acudir a la web del fabricante de la placa madre no del fabricante de la BIOS. Hay que buscar el modelo exacto de la BIOS y seguir todas las instrucciones al pie de la letra sobre cómo actualizar. Una BIOS incorrecta, hará que ni nos arranque el ordenador.

 Una actualización de la BIOS afecta a todo el ordenador ya que cambia funcionalidades de la placa madre. Además, aquí no hay puntos de restauración que valgan. No hacerlo excepto que sea necesario.
CAMBIO DE ORDEN DE LOS DISPOSITIVOS DE ARRANQUE

 Es otro punto curioso e importante, y aquí hay que entrar en la BIOS. Entrar en la BIOS requiere también cuidado, no sólo porque afectará a la placa madre y dispositivos conectados a ella, sino porque suele estar en inglés.

 Esto del cambio de dispositivos a que me refiero es que, en el momento del arranque, lo habitual es que el primer dispositivo de arranque sea el disquete o el CD-ROM y luego el disco duro. Si por casualidad dejásemos en la disquetera un disquete infectado con un virus (podrían ser muchas las razones, no todas malintencionadas) y arranca desde ese disquete, nos infectaremos. Quizá se necesita un cierto cúmulo de circunstancias, pero podría pasar.

 Para cambiarlo habría que acudir a la sección boot de la BIOS y fijarse en los boot devices. No se pueden dar más detalles porque cada BIOS es distinta y tiene su estructura. Señalar que quizá es un punto a tener en cuenta, pero no es estrictamente necesario hacerlo.

 MANIPULACIÓN DEL REGISTRO

 El registro de Windows es algo muy importante para su correcto funcionamiento, así que es importantísimo no manipularlo sin saber lo que se hace. Y sobre todo, si se tiene que cambiar algo, aunque sea con conocimiento de causa crear siempre un punto de restauración.

 El registro lo controla todo. Si queremos cambiar alguna clave, lo mejor sería exportarla (Archivo > Exportar) y cambiarla, posteriormente combinarla (hacer doble click sobre ella).

Para más información sobre el registro puede leerse el interesante y completo artículo de Fernando Muñoz (fermu) de este sitio titulado “Entendiendo el registro de Windows” y disponible aquí.
{mospagebreak title=Errores en nuestro sistema operativo y otras consideraciones}
 

9. ERRORES EN NUESTRO SISTEMA OPERATIVO Y OTRAS CONSIDERACIONES

 

ATENCIÓN A LOS ERRORES INESPERADOS

 Hay veces trabajando con XP podemos obtener algún mensaje de error. Hay veces que esos errores son digamos “aleatorios” o causados por algún fallo momentáneo sin la más importancia. Pero siempre hay que observarlos, para ver si se repiten o si comienzan a producirse después de haber instalado algo. Esto siempre es importante. Los errores no ocurren así porque así.
PANTALLAZOS AZULES

 Los pantallazos azules son también una señal de que tenemos problemas en nuestra máquina (los ingleses los suelen llamar BSOD –Blue screen of death- es decir, siendo suaves, “la dichosa pantalla azul”). Cuando obtengamos un pantallazo azul, hay que anotar los datos literales que aparezca en pantalla para así poder solucionar el problema, sobre todo si hay referencia a algún archivo sys.

 Un driver corrupto o mal instalado suele ser fuente de pantallazo azul.

 Para aprender a resolver estos problemas puede leerse esto de José Manuel Tella. ESPECIFICACIONES DE SOFTWARE

 Cuando vayamos a instalar algo, hay que asegurarse de que es para Windows XP (sobre todo si lo compramos, que sea la versión correcta). Habría que tener en cuenta si afecta el tener instalado SP2 o no, o si hay alguna actualización. Suele ser causa de fallo instalar un software de un sistema operativo que no funciona con otro. Y ciertos programas que son específicamente para W2000 pero funcionan en XP. En cualquier caso, antes de instalarlo crear antes un punto de restauración.  LEER CONTRATOS Y LICENCIAS

 Este punto es importante, y suele hacerse raramente. Casi siempre cuando instalamos algún software (un software serio) se nos ofrece antes la posibilidad de leer y aceptar o no una licencia o un contrato. Esto es importante hacerlo para saber qué estamos instalando y sobre todo si eso trae algo añadido. Es interesante destacar que hay programas que claramente dice que se instalará el cydoor (un software espía) a la vez. Si aceptamos el programa y lo instalamos, estamos aceptando el regalito.

 Sobre todo prestar atención y hacer el esfuerzo si está en inglés.

 

 PROGRAMAS PARA PERSONALIZAR Y AÑADIR “THEMES”

 Hay que tener cuidado con estos programas ya que suelen tocar el núcleo (kernel) de XP y dejan al sistema bastante maltrecho. Aunque suelen tener efectos muy vistosos, hay muchos riesgos. Es posible que, tras la instalación de algún programa de éstos, el sistema quede tan inestable que sea necesario el formateo.

En cualquier caso, siempre se puede descargar los temas oficiales desde la página de Microsoft. Por ejemplo, aquí.
{mospagebreak title=¡Si todo va bien, no tocar nada!}


10. ¡SI TODO VA BIEN, NO TOCAR NADA!  Quizá sea una de las máximas más importantes en informática. Hay que tomarlo muy en serio sino podríamos tener consecuencias incluso catastróficas. Si todo va bien, ¿para qué actualizar la BIOS? ¿Para qué cambiar drivers? ¿Para qué manipular el registro? Si todo va bien, hay que restringirse a las tareas habituales (desfragmentación, antivirus, etc.)

 Y no sólo no tocar nada, sino no dejar que nadie toquetee el ordenador, sobre todo “supuestos” entendidos y “técnicos” (es muy habitual eso de “vino no se quién y me puso no sé qué y desde entonces el ordenador no me va bien”…) Hay veces que lo dejan peor que estaban.

{mosgoogle align=center} 

Top