En este artículo nos introduciremos y profundizaremos en las características en estos modos principales de almacenamiento, veremos cuándo es conveniente utilizar cada uno, así como los principales modos de administración que nuestro sistema operativo dispone para cada uno de ellos.

Discos básicos.

Antes del lanzamiento de Windows 2000 eran los únicos que se utilizaban; son los que estamos acostumbrados a manejar desde el antiguo y venerable MS-DOS, y también son los que entienden cualquier versión de Windows. Un disco básico contiene particiones, también llamadas volúmenes básicos.
Los discos básicos utilizan la tabla de particiones. Esta tabla de particiones está almacenada al principio del disco duro, en el sector 0, en lo que se da en llamar MBR (Master Boot Record). Los discos básicos que utilizan la MBR tienen la limitación de que sólo se puede crear en ellos hasta cuatro particiones primarias, con una unidad lógica cada una de ellas; o bien tres primarias y una extendida. Dentro de la partición extendida tenemos la posibilidad de crear ilimitadas unidades lógicas hasta la total capacidad del disco duro.
Dentro de los discos básicos existe un nuevo concepto que, en lugar de estar basado en el clásico MBR, está basado en tablas de particiones GUID. Esta tabla de particiones es una nueva implementación de Intel basada en itanium cuyas limitaciones son bastantes menos restrictivas que las actuales basadas en inicio MBR.
Las tablas de particiones basadas en GUID admiten hasta 128 particiones primarias de 18 exabytes, y no existen las particiones extendidas. Mientras que en las tablas de particiones MBR el límite como hemos visto está en cuatro primarias o bien tres primarias y una extendida, siendo el límite máximo de cada partición de dos terabytes.
Para trabajar con particiones GUID y discos GPT es necesario tener la versión de Windows XP de 64 bits, y naturalmente que el hardware que compremos tenga esas características.

José Manuel Tella Llop profundiza más en las formas de administración de discos duro básicos mediante las herramientas clásicas, como fdisk. Por lo que recomiendo la lectura de su artículo “discos duros y particiones”

Discos dinámicos.

Es un método de almacenamiento introducido a partir del lanzamiento de Windows 2000 y soportado por todas las versiones posteriores de Windows a excepción de Windows XP Home, que carece de soporte para este tipo de almacenamiento. Los discos dinámicos tienen características y funcionalidades que no pueden ser utilizadas con los discos básicos. Si con los discos básicos hablábamos de particiones y unidades lógicas, en los discos dinámicos tenemos que hablar de volúmenes dinámicos. Este tipo de volúmenes pueden ser de cinco tipos: simples, distribuidos, seccionados, reflejados y RAID-5

Quizás la mejor forma de entender qué es un disco dinámico sea viendo los diferentes tipos de volúmenes que soporta:

Volumen reflejado: Los volúmenes reflejados usan dos copias llamadas espejo, aunque aparecen como una única entidad. Cuando se escribe cualquier dato en el volumen reflejado, inmediatamente se reproduce en las copias espejo.
La funcionalidad de este tipo de volumen es fácil de imaginar: al funcionar el sistema con copias espejo, la fiabilidad de los datos almacenados es mayor. Normalmente los volúmenes reflejados funcionan con discos separados, ya que de este modo, si uno de los discos fallase, el sistema podría seguir funcionando con el disco no afectado. Para hacer esto es necesario desdoblar o romper el volumen espejado.
Es especialmente importante utilizar discos de las mismas características cuando se creen volúmenes de este tipo y utilizar controladoras independientes para cada disco ya que esto aumenta la tolerancia a errores, sobre todo si queremos reflejar volúmenes de sistema o de inicio. Un volumen reflejado también es llamado RAID-1.

Volumen distribuido: Es una forma de repartir el espacio no asignado en un sistema con varios discos en una única unidad lógica, lo cual permite utilizar más eficientemente el espacio disponible y las letras de unidad, este tipo de volumen no puede ser reflejado y no es tolerante a errores, aunque permite extender su tamaño a otras unidades disponibles.

Volumen simple: Si utilizamos un solo disco para repartir el espacio no asignado, entonces llamaremos al volumen simple. Este tipo de volumen permite ser reflejado, aunque no es tolerante a errores.

Volumen seccionado: Podríamos decir que es una variante del volumen distribuido, ya que también utiliza el espacio de varios discos y los convierte en una única unidad lógica. Este tipo de volumen utiliza un tipo especial de formato para escribir en el disco y tiene más rendimiento que el volumen distribuido. En contraprestación, los fallos de escritura suelen ser mayores que en el caso del volumen distribuido.
Este tipo de volumen se suele llamar RAID-0, no se pueden extender a otros discos dinámicos en caso de que sea necesario y tampoco se pueden reflejar. Quizá sea la forma menos fiable de almacenamiento dinámico ya que si uno de los discos contenidos en el volumen seccionado falla, el resto del volumen fallará también.
Aunque, vuelvo a repetir, que de todos los tipos de volúmenes dinámicos existentes éste es el que mayor rendimiento ofrece, por lo que es utilizado en sistemas con grandes volúmenes de datos.

Volumen RAID – 5: Este tipo de volumen es tolerante a errores, y se caracteriza por tener sus datos distribuidos en tres o más discos físicos. Al contrario que el RAID-0, se pueden recuperar los datos, en caso de que uno de los discos falle. Este tipo de volumen puede ser también implementado mediante soluciones hardware, con la ventaja de que la implementación hardware ofrece un mayor rendimiento que la implementación del RAID-5 mediante software, ya que éste último sobrecarga el procesador.
Para finalizar esta primera parte, comentar que no todos estos volúmenes están disponibles en todas las versiones de Windows.

La versión estándar de Windows XP Profesional sólo es capaz de trabajar con volúmenes simples, distribuidos y seccionados; no obstante, Windows XP Prof permite crear remotamente volúmenes RAID-5 o espejados.

Cuándo utilizar cada uno es una decisión personal, y que dependerá de nuestras circunstancias. Si tenemos una máquina con varios sistemas operativos deberemos tener en cuenta que si creamos un volumen espejado es probable que no podamos iniciar Windows XP Prof. Asimismo, cualquier sistema operativo que no soporte discos dinámicos (Windows XP Home y toda la gama de Win9x) no podrá tampoco ser utilizado, si convertimos nuestro disco duro básico en dinámico.
Otra precaución a tener en cuenta antes de realizar una conversión de este tipo es que, aunque un disco duro básico puede ser convertido a dinámico la conversión de dinamico a basico, no es factible sin pérdida de datos. Es decir, que para llevarla a cabo es necesario eliminar todos los volúmenes dinámicos (con la consiguiente pérdida de datos). Tampoco es posible utilizar discos dinámicos en medios extraíbles.

Más adelante seguiré con este artículo y veremos las formas de administración y creación de cada tipo de volumen. También profundizaremos en la administración de discos básicos con la herramienta diskpart, que provee la línea de comandos.